Aed Edwin (Ludwig Sabretooth)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Aed Edwin (Ludwig Sabretooth)

Mensaje  Ludwig el Vie Nov 12, 2010 1:01 am

NOMBRE DEL JUGADOR: Ludwig Sabretooth

NOMBRE DEL PERSONAJE: Aed Edwin

CONCEPTO DEL PERSONAJE: noble, heredero de la casa Edwin, señores de Nieve, en Lanza de Gigante.


DESCRIPCION FISICA: Alto y atletico, con los ojos azules y una melna rubia típica de su casa, a diferencia de sus hermanas, tiene la piel tostada sureña heredada de su madre.

PERSONALIDAD: Aed es sobretodo autosuficiente, su vida ha sido dura y falta de cariño, sentimiento que el solo tiene hacia Rian y Sibila, es el heredero Edwin y ara todo loq ue este en sus capacidades para ser un jugador del juego de tronos y no una pieza del tablero.

EDAD:24 años

ORIGEN/CASA NOBLE: Edwin, casa vasalla de los Arryn

CREENCIAS RELIGIOSAS: Aed sigue la religión de los Siete.

LEMA: "Sobre el cielo"

LO QUE MAS LE GUSTA: los Halcones y el laud.

LO QUE MAS ODIA: Cualquier intento de manipularle.

A su nacimiento, Aed ya era un peón en los acuerdos matrimoniales de sus padres ya se decidió que el segundo hijo de lord Edwin seria pupilo de la familia Tierry, vasalla de los Tyrell; su destino, ser la sombra del mayor, el maestre que tendría buen cuidado de la casa. Pasó los primeros años de su vida encerrado en el castillo, obligado a aprender de los libros mientras Oriel disfrutaba de libertad, y mientras las gemelas gateaban por allí cerca.
A los siete años, tal y como estaba pactado, fue enviado al sur a Altojardin, bajo la tutela de los Tierry, arrancado de las montañas que eran su hogar. Privado de cualquier tipo de cariño por parte de los adultos y acosado por los compañeros de su edad que sí se entrenaban como escuderos, Aed aprendió lo que significa estar solo y no poder depender de nadie, mientras se instruía en las costumbres cortesanas y los rudimentos de las matemáticas y la ciencia, y destacaba especialmente con el laúd y el cuidado de los cuervos.
A los once años los siete comenzaron a cambiar el destino del niño, la fortuita muerte de su hermano le convertía en el heredero de lord Edwin; los Tyrrell tenían ahora como rehén al heredero de Nieve, una de las más poderosas fortalezas de La Lanza de Gigante y el Tridente.
Una noche, Aed ridiculizó a uno de sus primos durante la cena, puesto que era más agudo que la mayoría. Al salir al patio le estaban esperando: le propinaron tal paliza que luego solo pudo arrastrarse hasta la puerta del establo donde había un poco de luz, y allí le encontró sir Urien Storm, capitán de los guardias, que pudo deducir lo sucedido por los balbuceos y sollozos de un niño casi muerto. Lo que le contaron al señor fue que le había pateado un caballo.
Los dos meses de convalecencia podrían haber sido un suplicio para el despierto Aed, pero al parecer los Siete querían seguir favoreciendo al niño, recibía visitas frecuentes de sir Urien, que ejercía las veces del padre que no tuvo, en algunas ocasiones con la pelirroja Sibila entre los brazos. La pequeña Rian había aprendido a escribir y Aed leia con cariño las cartas donde, con trazo torpe, le contaba lo frio que era el invierno en Nieve.
Una mañana sir Urien le encontró caído de la cama intentando levantarse, cuando el caballero fue a ayudarle aparto su mano con un golpe de rabia y con grandes dificultades se puso en pie, se sujetó entonces al brazo del caballero, clavó la mirada llorosa en los ojos del capitán: -No quiero volver a tener miedo jamás- dijo con rabia- ¿ me ayudareis?.
Los cuatro siguientes años fueron duros pero fructíferos, con un empeño nacido de la rabia y el odio, consciente que para gobernar como un Lord digno de la familia Edwin solo podía contar consigo mismo, aprendía de las costumbres cortesanas y se ejercitaba en el arte de la guerra con sir Urien a escondidas, puesto que el Lord Tierry no le dejaba entrenar en el patio de armas. Solo se permitía ligero momentos de descanso antes del sueño para leer y contestar las cartas de Rian.
En la primavera de sus dieciséis años el destino desafió de nuevo a Aed. Sus primos iban a ser investidos caballeros en un gran torneo en el que él solo sería un mero espectador. Por sorpresa el rey anunció que asistiría, eso le daba la posibilidad, si conseguía llamar la atención, de suplicar al monarca poder participar como aspirante y ganar sus espuelas.
Al rey la suplica del heredero de nieve no le paso por alto, su respuesta fue: -Ganalas, si puedes!!!!!!!!!- entre las carcajadas de su primos.
Con armas y corcel prestado, el supuesto cortesano dejó que se revelara el guerrero y en el ultimo lance un golpe certero de espada dejo lisiado a su primo de por vida, nunca mas empuñaría un arma con la diestra.
Con las espuelas ganadas, Aed descubrió en los años siguientes como un caballero inteligente y apuesto puede aprovechar esas armas con las damas para su interés. Con dieciocho años fue elegido por lord Tyrrell para comandar la escolta de un cargamento de cereales hasta Altojardin. Del convoy solo Aed llego a su destino, los bandidos bien equipados con ballestas cayeron sobre los guardias. Sir Urien Storm murió entre los brazos de Aed, con tres saetas clavadas que iban destinadas a la espalda del joven Edwin. Sus ultimas palabras fueron -Eres como el hijo que no tuve Aed, protege a mi niña-, entre lagrimas de odio y pena Aed juró - Sibila tendrá la dote de una reina Andala, ve con los Siete mi maestro-
Llegó solo a Altojardin, magullado, convencido de que solo el señor de Tierry y los intereses de los tyrrell le retenía en el sur y como un rehen. Prontos e rumoreó que el oro lannister habia pagado el ataque de los bandidos aunque Aed sospechaba de su primo, una noche cojio el corcel dorneano mas fuerte del establo y escapó con la joven Sibila a grupas, para ocupar su sitio en los muros de Nieve.
avatar
Ludwig

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 12/11/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.