Brandon Edwin (Leo Ktaba)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Brandon Edwin (Leo Ktaba)

Mensaje  LeoKtaba el Sáb Nov 27, 2010 7:34 pm

NOMBRE DEL JUGADOR: Leo Ktaba

NOMBRE DEL PERSONAJE: Brandon Edwin

DESCRIPCIÓN FISICA:
Hombre joven, 20 años, esbelto y delgado, rubio con ojos claros, piel curtida por rayos del sol y el frio de la montaña.

PERSONALIDAD: Solitario, enigmático, calmado, cortes.
EDAD: 20 años

Origen/Casa: noble perteneciente a la Casa Edwin

Lema: Sobre el cielo

Lema personal: Honor y Deber.

Familiares:

Padres: Ser Dongal Edwin (muerto) - Lady Adalaïs Oswain

Hermanos: Ser Brandon, Lady Marian y Ser Richard
Hijo mayor de 3 hermanos, su padre (Ser Dongal ) muerto hace años por unas fiebres mal curadas, su madre Lady Adalaïs Oswain, una pupila de los Arryn, desposada por intereses económicos familiares.

Primos: Ser Oriel Edwin (muerto), Ser Aed Edwin, Lady Rian, Lady Alia, Dermod Piedra (Hijos de Lord Berach Edwin y Lady Aenor)

Lady Shivanne, Ser Morgh, Ser Morish (Hijos de Ser Den Edwin y Lady Lisa)


Historia:

La fortaleza Nieve andaba revuelta en los últimos días, se esperaba el nacimiento de un nuevo Edwin.
Las mujeres preparaban todo para que en ese día todo estuviese dispuesto, los hombres gastaban bromas a Ser Dungal y pasaban esos momentos bebiendo vino especiado con un toque de miel. Las horas pasaban y cada vez había mas revuelo en los pasillos, entrando y saliendo de la habitación de Lady Adalaïs. Cuando alguna pasaba por el gran salón, en donde estaban los hombres, no esperaban ya a que Ser Dungal o uno de sus hermanos preguntaran, y enseguida decían con una voz presurosa... "Todavía nooooo".

Un llanto irrumpió en Nieve e hizo que se hiciese el silencio, duró poco, tan solo unos segundos, cortado por una voz que gritando decía: "Es un niño".

Lady Adalaïs exhausta lo recogió entre sus brazos y besó su carita, no hacía falta que pensase como se iba a llamar, lo tenía muy claro, durante los últimos meses lo había pensado y madurado, y aunque no había comentado nada, ella sabía que su hijo se llamaría como su abuelo, Brandon, cosa que ningún Edwin conocía.

Ella había sido pupila de una casa menor en la zona de los dedos y en una de las visitas de los Edwin, Ser Dongal se quedó prendado de esos cabellos dorados, casi blancos, de esos ojos transparentes y limpios.

Se soltó un cuervo, para que llegase al castillo de los Arryn la buena nueva, las noticias de ese nacimiento, la alegría que los Edwin tenían en esos momentos. Pero no fue ese el único cuervo que se soltó, en un lugar apartado de la fortaleza, una sombra portaba una jaula, antes de abrirla tomo un papel enrollado del bolsillo. Abrió la jaula y ató ese papel a la pata del cuervo, liberándolo al instante. El cuervo se perdió a los pocos minutos de la visión de sus ojos y esa sombra volvió de nuevo al interior de Nieve.

Pasado algo más de un año, nació un nuevo Edwin, Marian, y un tiempo más tarde otro, Richard, aunque Lady Adalaïs seguía teniendo esa predilección por su hijo Brandon, protegiéndolo y mimándolo, y cuando sabía que nadie miraba le daba parte del pecho con el que amamantaba a sus otros hijos. Era una protección que tendría con él durante toda su vida, siempre custodiado para que nada le ocurriese, como si ese pequeño la necesitara más que cualquiera de sus otros hermanos.

Aunque Brandon vivía en Nieve, siempre estaba al margen de las reuniones familiares, su niñez la dedicaba a sus juegos fuera de la fortaleza, introduciéndose en las montañas y bosques, era gran conocedor de la naturaleza y de los elementos que allí existían.

Cuando estaba allí arriba veía las nubes correr entre las montañas, mientras los rayos del sol tocaban la nieve que había sobre la copa de los arboles, esto hacia que sus ojos se entornaran como las lagartijas. Era una sensación que a Brandon le gustaba, se sentía libre…

En el interior de la fortaleza solía estar con sus primos y hermanos.
Su prima Rian, una de las gemelas, se metía con él y le hacía siempre llorar por sus tipos de juegos tan vulgares para ella. Furioso e irritado terminaba apartándose a un rincón solitario en el castillo, no comprendía porque su prima era así con él. La otra de las gemelas, Alia, le consolaba y le decía que no le hiciese caso.

El noveno día del nombre de Brandon, en una de sus incursiones por el bosque, desapareció misteriosamente, el niño fue buscado día tras día, se formo una batida para rastrear el bosque pero Brandon no apareció.
Poco a poco cada vez eran menos los que lo buscaban hasta que se le dio totalmente por desaparecido al cabo de un mes de búsqueda.

Brandon volvió a aparecer al cabo de un año tan misteriosamente como había desaparecido. Parecía sano, bien cuidado... pero no soltaba palabra, apenas hablaba, tenía la mirada perdida y parecía ido...
Aunque le preguntaban sus familiares el no contestaba y poco a poco fueron desistiendo en ese tipo de preguntas, estaban contentos de su vuelta y Brandon fue recuperando su comportamiento anterior.


La muerte de su padre, cuando Brandon tenía 14 años, cambio su vida, esto le fortaleció y se tuvo que dedicar más a los temas familiares, al ser el varón cabeza de familia.
Fiel a su casa, leal a la causa de los Edwin, está siempre dispuesto a acatar las órdenes del cabeza de la casa de los Edwin, Lord Berach.

Ultima conversación con su padre:

-- El padre de Ser Brandon, Ser Dongal agonizando en su lecho hace llamar a su joven hijo para decirle las últimas palabras a su primogénito.
Ser Dongal: Acércate hijo, ven al pie de la cama, está oscuro y no logro verte bien.
-- Brandon se acerca temeroso, callado y apocado, sabe que su padre está muy mal, los médicos no han dado ninguna esperanza de vida.

Ser Dongal: - Brandon, mírame a los ojos, ya eres un hombre, en tu vida veras morir a mucha gente, es en batalla como debería verse morir a un hombre, pero también veras morir a gente enferma, gente que te importe y gente que desprecies, aun así la muerte es algo a la que debes hacer frente, no debes tenerle nunca miedo.
Debes mirar a los ojos de la muerte Brandon, eso te hará más fuerte.

-- Brandon escucha atentamente las palabras de su padre y con voz débil contesta a su padre.

Ser Brandon: Pero padre, ¿qué va a ser ahora de nosotros, de madre, de estas tierras?
Ser Dongal: Hijo, estas tierras son de todos los Edwin y ahora todos dependerán de vosotros, cuida de tu madre, de tus hermanos y haz que me enorgullezca de ti.
Ser Brandon: ¿yo? pero... si yo no...
Ser Dongal: Brandon nunca dudes, se siempre firme y claro con la gente que gobiernas, ellos verán en tus ojos esas dudas. Un noble debe ser siempre recto, siempre convincente.
Debes hacer caso a tu tío, el es el cabeza de la casa de los Edwin, el te dará buenos consejos y sabrá guiarte por el buen camino.
Y acuérdate siempre de nuestro lema, te ayudara en tu camino: " Sobre el cielo".
Ser Brandon: Si padre.
Ser Dongal : Ahora llama a tu madre, quiero despedirme de ella, estoy muy cansado, pronto dormiré y se hará el invierno permanentemente para mí.
Brandon baja la mirada y besa la mano de su padre. Cruza la puerta con una lágrima cayéndole por el rostro.
Al cruzar la puerta algo ha cambiado en Brandon, en ese momento sabe que ha dejado de ser un joven aventurero a ser un hombre. Jura ante los siete dioses que su padre nunca se avergonzara de él, que sus decisiones harán que su padre se sienta orgulloso de su hijo.


Años más tarde…
Lady Adalaïs mira atentamente la progresión de su hijo, siempre pendiente de é,l le cuida como si ese hijo necesitara mayor protección que sus otros dos hijos.
Un día después de sus clases de espada, Brandon ve a lo lejos a su madre y se acerca a ella para ver si le ocurre algo.

Después de esa conversación, la cara de Brandon ha cambiado, parece que se ha quedado mudo, cabizbajo... y lentamente se aparta de su madre hasta que desaparece de su vista.
A partir de ese día Brandon no alcanza a conciliar bien el sueño, tiene constantes pesadillas, en ellas se le aparece su padre con la cara desfigurada, Brandon se alegra al verlo y empieza a hablar con él, su padre le dice no esté decepcionado con su madre, que ella le quiere, y que en su vida tendrá muchos obstáculos pero que logrará superar todos los problemas e imponerse. Entonces el sueño se hace cada vez más claro, y cuando está a punto de ver y tocar a su padre, de repente, el sueño cambia y Brandon se ve de rodillas con la cabeza sobre un tronco seco, alza la mirada y ve los ojos ensangrentados de su primo Aed y en sus manos porta su espada en lo alto, cuando comienza a bajar la espada ve una ligera sonrisa sobre su rostro y justo antes de alcanzar su objetivo, Brandon se despierta sobresaltado empapado en sudor frio.


Una fría mañana Lord Berach llama a Aed y Brandon, y les da a conocer su inminente partida hacia Desembarco del Rey. No hay posible motivo a discusión, irán quieran o no junto a sus hermanos pequeños. Lord Berach se ha visto presionado por los Arryn para que se muestren más sociables ante el resto de casas de Poniente.
El día de la partida ha llegado y el viaje comienza. Los 6 primos salen de la fortaleza Nieve y …
avatar
LeoKtaba

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 23/10/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.